lunes, 24 de septiembre de 2012

VADE MECUM

Ya estamos de vuelta. Pero después de un inicio de curso un tanto extraño, arrancamos con las fuerzas renovadas y con más ganas que nunca de intentar hacer las cosas bien, sobre todo por los que menos culpa tienen de la mala gestión que últimamente se ha asentado en esa Educación que todos prometieron no tocar: mis alumnos. Y como no podía ser de otra forma, me he permitido descorchar una botella de vino por ellos: por los que fueron, por los que son y por los que vendrán. Por supuesto, el vino no podía llamarse de otro modo "VADE MECUM".  En esta expresión latina que podríamos traducir como "camina conmigo" son muchos los valores que podemos recoger, desde lo más literal hasta lo metafórico, pasando por todas esas acepciones que tiene vademécum actualmente en español. En eso me gustaría convertir a nuestra "Lechuza": en el libro donde recojamos, cual médicos o farmacéuticos, todos los referentes que encontremos del Mundo Clásico que rodea; en el libro ligero que podamos llevar con nosotros a cualquier lugar y al que consultar en cualquier momento; en la carpeta en la que guardemos todas las cosas útiles que hayamos encontrado en esta aventura del saber. Espero encontraros a muchos por aquí en este nuevo curso. ¡Por vosotros!