domingo, 8 de marzo de 2015

DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER.



Debido al día en el que nos encontramos, 8 de marzo, festividad de la mujer trabajadora, me ha parecido curioso buscar algún hecho de nuestros parientes los romanos, relacionado con este día. Y bien he encontrado, como ya todos nos suponemos, que no son tantas las cosas que nos diferencian a pesar de la gran lejanía de años que nos separan.
 El calendario romano estaba regido por las fiestas religiosas que se llevaban a cabo durante todo el año para honrar a todas las divinidades de su panteón. En este sentido, una de las más famosas celebraciones que tenían lugar en la Antigua Roma eran las fiestas conocidas como las Matronalia.   
El año romano se iniciaba el primer día de marzo, mes que estaba dedicado al dios Marte y las Matronalia era por tanto la primera festividad del año, dedicadas a la diosa del parto, de la maternidad y de todas las mujeres por extensión, Juno Lucina (que quiere decir algo así como “Juno la que trae los niños a la luz”). Se dice que la fecha escogida para la celebración está vinculada al templo que se creó en honor de la diosa en la colina del Esquilino y muy probablemente para recordad la hazaña de las mujeres sabinas que habían mediado entre sus maridos y padres consiguiendo la paz entre ambos en la época del mítico Rómulo, cuya explicación es la siguiente: los romanos, invitaron a los Sabinos a la fiesta de Consus, pero raptaron a sus mujeres y se declaró una guerra entre ambos bandos. Sólo concluyó con la paz que supieron imponer las mujeres de ambos pueblos, llegando la guerra a su fin precisamente a princpicios de marzo.
 Esto se cree así debido a que en ese día, las mujeres realizaban rituales en el templo para suplicar por la prosperidad de sus matrimonios; las que estaban embarazadas, por un feliz parto. Algunos detalles que se conservan de esos rituales es que las mujeres llevaban el pelo suelto por el contrario a lo que marcaba el “decoro” romano, que aseguraba que todas las mujeres debían de llevarlo recogido, del mismo modo que tampoco les estaba permitido llevar ropas sueltas ni usar cinturones.

Por lo que respecta a la intimidad, las mujeres recibían regalos de sus maridos e hijas y se esperaba de los maridos romanos que ofrecieran oraciones por sus esposas. Las mujeres, a su vez, preparaban comida para los esclavos de la casa (a los que se les daba el día libre), de la misma forma que los hombres romanos hacían en las Saturnales. Este día las matronas tienen todo el poder.
Esta era la fiesta más importante del calendario en el que participaban las ciudadanas romanas, se debía indudablemente, al hecho de que la maternidad se consideraba la función más importante a desarrollar por una mujer romana. Aunque parece paradójico que por qué estando este mes dedicado al dios de la guerra se dedique esta fiesta a las mujeres, o así nos lo plantea Ovidio.
Aunque en la Antigua Roma las mujeres tuvieran un papel “en la sombra” las matronas romanas eran mucho más que amas de casa, así quiero recordar a tres grandes matronas que ejercieron la abogacía: Amesia Sentia, Caya Afrania y Hortensia. Pero en especial el caso de Hortensia que se rebeló contra un edicto que establecía que las mujeres más ricas de Roma debía realizar una contribución extraordinaria al Estado para hacer frente a los gastos militares. Acompañada por muchas de las afectadas, Hortensia habló en el foro en un discurso que ha pasado a la historia; en él, establecía una verdadera carta de los derechos y deberes de la mujer romana.

¡ FELIZ DÍA DE INTERNACIONAL DE LA MUJER !